lunes, 31 de enero de 2011

Pero a veces los síntomas mienten

Bueno, en esta entrada solo quería poner algo que he escrito esta mañana y que creo qeu ciertas personas deberían leer, aunque solo va dirijida a una específicamente.
En la siguiente entrada os contaré un poco que tal me lo he pasado este sabado en el japan weekend de madrid.
Os lo dejo:


Hace ya dos semanas desde que todo terminó. Al principio me daba igual, estaba enfadado y no me importaba, pero ahora creo que te echo de menos. Hace poco más de un año que estabas enferma y sabíamos lo que pasaría al final, pero nos dimos cuenta demasiado tarde de tu cambio y ya no hubo manera de volver al pasado.
Antes de que enfermaras eras una buena persona, me caías bien y me divertía mucho contigo, pero eso te cambió y tu forma de pensar pasó a ser la de una extraña.
Al medio año me  di cuenta de tu transformación y de que con el tiempo empeorabas, pero no quería verlo, aun conservaba una pequeña luz en mi interior e intentaba animarte. Fue un largo verano sin ti, ya que por culpa del hospital no nos podíamos ver, estabas lejos de nosotros y cada vez que volvías a casa notaba que no estabas bien y que tenías que volver, una pena, tus padres se esforzaban por que estuvieras feliz pero no era suficiente para tu cuerpo.
Lo peor fue cuando tu cabeza te dio una mala pasada. Ni siquiera aceptabas visitas de tus amigos que venían desde lejos preocupados, y eso me dolió mucho, bueno, nos dolió mucho a todos.
Hace poco tiempo volví a pensar que te recuperarías, que todo podría cambiar, pero a veces los síntomas mienten y nos engañan contradiciéndose. Me lo tragué y busqué formas de mejorar, de que mejorásemos todos. Pero fue tiempo perdido al fin y al cabo.
El tiempo pasa y aunque lo niegue, en el fondo buscó los momentos que pasamos todos juntos, como uno solo.

3 comentarios :

  1. Vale ahora si que deja que antes no me dejaba comentar. Umm, solo me queda preguntarte si esto es verídico a metafórico, en el primer caso es terriblemente triste y bueno, tengo una amiga que paso por algo parecido... ella estaba enferma pero no se lo dijo a nadie porque es de estas personas que les cuesta mucho contar sus problemas a los demás y bueno, yo practicamente me entere poco antes de que la ingresaran... al final lo supero y se recupero pero hay heridas que nunca cicatrizan del todo... A lo que quiero ir con esto es que de ser verdad quiero que sepas que yo he vivido algo por el estilo, he visto como una persona muy importante para mi se alejaba de todos nosotros... primero faltando a clases y luego ya ni saliendo ni nada, y la gente no le daba importancia puesto que es algo a la orden del día en el mundo en el que vivimos pero sabes por dentro que algo va mal... y que bueno que puedo comprenderte un poco. De ser solo metafórico hay que reconocerte que tienes madera para recrear situaciones dramaticas y escenas con las que cualquiera puede sentirse identificado. Un saludo, Liuzzi.

    ResponderEliminar
  2. muy triste... pero lo refleja perfectamente todo... =) dentro de lo triste, hasta me gusta, xa q luego se te de mal lengua...¬¬ tiene narices el tema!!xD

    ResponderEliminar
  3. Uf. Creo que leíste mi cáncer. ¿Por qué ambos pensamos en un enfermedad? Mañana te llamo y te cuento cosas.

    Sandra

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.